Ansiedad por separación en perros

Ansiedad por separación en perros: causas y tratamiento

La ansiedad por separación en perros en un problema grave y relativamente frecuente. Si tu perro no se queda tranquilo cuando lo dejas solo en casa, destroza objetos, ladra y/o hace sus necesidades dentro del hogar, en este post te voy a contar por qué se comporta así y qué puedes hacer para resolver el problema.

Qué es la ansiedad por separación en perros

La denominada Ansiedad por Separación en Perros se considera un trastorno comportamental grave dentro de la etología clínica canina, que es la disciplina veterinaria que se ocupa de diagnosticar y tratar los problemas de conducta en perros.

La ansiedad por separación es un problema de comportamiento serio que presentan algunos perros al quedarse solos en casa o al separarse de uno o varios de sus propietarios. Ciertos perros, incluso, muestran signos de ansiedad tan sólo con perder el contacto visual con sus personas de referencia.

Se trata de un problema frecuente y se estima que, en países como Estados Unidos, alrededor de un 14% de la población canina padece ansiedad por separación. En España no hay estadísticas disponibles pero sí se sabe que este trastorno representa el 15% de los problemas de comportamiento que atienden los veterinarios generalistas y entre el 20% y el 40% de los casos que atienden los etólogos o especialistas en comportamiento canino.

El verdadero problema de la ansiedad en perros es que afecta muy negativamente al bienestar del animal y al vínculo afectivo con sus propietarios. Se sospecha que el número de perros abandonados o sacrificados debido a este trastorno en nuestro país es muy elevado.

Sin embargo, no siempre un perro que manifiesta problemas de conducta al separarse de su propietario es un perro que padece ansiedad por separación. Existen problemas relacionados con la separación en los que el animal no parece experimentar un estado de ansiedad, sino más bien frustración o aburrimiento. No hay que confundir causas.

Actualmente existe un debate abierto sobre la propia definición de Ansiedad por Separación porque algunos autores consideran que sólo puede hablarse de este trastorno cuando existe un hiperapego por parte del perro hacia su propietario, pero no vamos a entrar en detalle para no alargarnos en este punto.

Estrés y Ansiedad en perros

El estrés en perros no tiene porqué ser algo negativo, pero algunas veces esa respuesta de estrés se prolonga demasiado en el tiempo o bien aparece frente a estímulos que no representan una amenaza real para el perro.

Sobre el estrés en perros, puedes leer este artículo que explica qué es lo que ocurre en el cerebro de nuestros perros cuando se sienten estresados.

Pero lo importante aquí es distinguir entre la respuesta de estrés y la de ansiedad en los perros. La principal diferencia es que la ansiedad se refiere a la anticipación de un peligro por parte del perro. Es decir que el animal prevé que esa situación peligrosa va a ocurrir antes de que haya ocurrido. Según el etólogo Pablo Hernández“La ansiedad se refiere a un estado emocional negativo caracterizado por la anticipación de una amenaza, peligro o daño para el animal”.

Por eso algunos perros que padecen ansiedad por separación comienzan a sufrir mucho antes de que su propietario haya salido de casa.

Síntomas de la Ansiedad por Separación en Perros

Los síntomas más evidentes de un trastorno de Ansiedad por Separación en perros son:

  • Conductas destructivas en casa, cuando el perro se queda solo: el animal busca vías de salida para ir a reencontrarse con el propietario y puede llegar a destrozar puertas, ventanas, persianas, etc. y a lastimarse seriamente. Y no lo hace como venganza sino como consecuencia de un estado de ansiedad descontrolado. 
  • Vocalización excesiva: ladridos constantes, lloriqueos e incluso aullidos.
  • Eliminación inapropiada: el perro orina y defeca dentro de la vivienda, incluso cuando se le ha dado oportunidad de hacer sus necesidades en la calle. Normalmente las heces son blandas y tienen aspecto de diarrea.

Sin embargo, aunque los principales síntomas son los tres citados anteriormente, hay que estar atentos a otros síntomas secundarios y a veces más difíciles de detectar, que pueden estar también relacionados con el trastorno de Ansiedad por Separación en Perros:

  • Anorexia: el perro no come en ausencia del propietario.
  • Hipersalivación: debido a la ansiedad, el animal babea de forma excesiva y, algunas veces, cuando el propietario regresa puede llegar a encontrar charcos de saliva en el suelo del hogar.
  • Sudoración: algunos propietarios describen marcas del sudor de las patas repartidas por toda la casa o cerca de las vías de salida como puertas y ventanas.
  • Hiperventilación: jadeo constante.
  • Síntomas gastrointestinales: diarreas o vómitos.
  • Actividad motora alterada: movimientos repetitivos, en círculos o sobre un mismo recorrido.
  • Automutilación
  • Lamido excesivo
  • Signos de depresión: inactividad o apatía. En este punto quizás también te interese leer este artículo sobre la depresión en perros.

¿Por qué aparece este problema de comportamiento?

Las causas de la ansiedad por separación siguen sin estar claramente establecidas, pero para hacernos una idea de por qué puede aparecer, es importante conocer antes algunos aspectos de la conducta canina:

Para los animales sociales, el grupo tiene una función de supervivencia: estar solo puede resultar peligroso. El grupo significa protección, y se conforma gracias al establecimiento de vínculos afectivos entres sus miembros. En el caso de los perros domésticos, el grupo es la familia humana.

El apego puede ser considerado como una forma específica de vínculo social afectivo. Los individuos apegados tienden a mantener la proximidad y el contacto con sus figuras de apego, porque éstas les proporcionan seguridad (pensemos en un lobezno y su madre loba, por ejemplo).

Por tanto, el estrés por separación es lo que se llama “una respuesta adaptativa”, que favorece la protección ante ciertos peligros y aumenta la supervivencia de la especie. Lo normal es que el proceso de maduración de un perro (de cachorro a adulto) incremente la tolerancia a la separación. Sin embargo, hay algunos perros que mantienen un umbral más bajo de lo habitual a la hora de tolerar esa separación.

La domesticación ha hecho a los perros más dependientes de los humanos

Los perros y los humanos hemos estado viviendo juntos durante miles de años y a lo largo del denominado proceso de domesticación (del lobo al perro) es posible que los perros hayan desarrollado una predisposición a formar vínculos de apego con los humanos.

Los cachorros suelen ser adoptados por las familias humanas entre las 6 y las 10 semanas y el propietario se convierte en la figura de apego primaria para el cachorro. La separación de esa figura segura puede producir estrés y/0 ansiedad.

Para un perro la proximidad del propietario sirve como base segura para explorar el entorno, y como figura de protección ante situaciones que pueden ser interpretadas como amenazadoras, de forma similar a lo que ocurre con los niños y sus padres/madres.  Para demostrarlo se hizo un test muy curioso (Test de la Situación Extraña) que puedes consultar aquí. 

Causas de la Ansiedad por Separación en Perros

Ya hemos dicho que ni siquiera los etólogos se ponen de acuerdo en las causas de la ansiedad por separación en perros. Aún así, hay varias razones que podrían actuar como detonante de este trastorno comportamental:

  • Hiperapego patológico hacia el propietario: algunos perros están demasiado apegados a sus propietarios y esto podría ser causa de la aparición de problemas relacionados con la ansiedad por separación.
  • Destete precoz: los cachorros que se separan de su madre antes de las 8 semanas podrían tener más propensión a padecer ansiedad por separación. Aquí te cuento cuál es la mejor edad para adoptar un cachorro y no correr riesgos. 
  • Experiencias traumáticas ocurridas mientras el perro se encontraba en ausencia del propietario: algunos perros pueden sufrir algún susto en ausencia del propietario y desarrollar miedo a la soledad.
  • Cambios en las circunstancias familiares: a veces una mudanza o un cambio de rutinas y horarios puede hacer aparecer un trastorno de ansiedad por separación.
  • Factores hereditarios: se desconoce hasta qué punto la genética puede interferir en el desarrollo de este tipo de ansiedad.
  • Vínculo inseguro con el propietario: algunos expertos hablan de la posible incidencia del tipo de vínculo afectivo entre el perro y el propietario. 

¿Puede que tu perro tenga ansiedad por separación porque lo mimas demasiado?

Tradicionalmente se había considerado que fomentar el hiperapego por parte de nuestros perros (mimarlos demasiado y buscar su contacto de forma constante) podía aumentar la posibilidad de que el animal desarrollara ansiedad por separación. ¡Sin embargo, estudios recientes sugieren todo lo contrario!

En humanos, los expertos han descubierto que que los niños que mantienen con sus padres un vínculo de apego inseguro son más propensos a mostrar ansiedad por separación. Los niños que están apegados a sus padres o cuidadores de forma segura tienen la confianza en que su figura de protección (padre o madre) estará disponible y accesible cuando la necesiten, y por eso se muestran menos ansiosos durante la separación. Un vínculo seguro es aquel que se forma en base a la sensibilidad y la responsabilidad y que implica sincronía, mutualidad, apoyo emocional, actitud positiva y estimulación.

Según los expertos, en perros puede estar ocurriendo lo mismo que en niños: cuanto menos seguro es el vínculo con sus propietarios, mayores posibilidades tienen de desarrollar ansiedad por separación.


Tratamiento para aliviar la ansiedad por separación

Para tratar la Ansiedad por Separación es totalmente imprescindible contactar con un etólogo clínico y un educador canino que evalúen el caso concreto de tu perro.  

El tratamiento para corregir la ansiedad por separación combina varios aspectos:

  • Modificación del entorno del perro: es necesario proporcionarle estimulación física y mental para bajar sus niveles de ansiedad.
  • Terapia de modificación de conducta: hay que enseñar al perro a tolerar la separación. Muchas veces esto se hace mediante el uso de “señales seguras” que sirven para marcar las salidas de casa del propietario ya que algunos estudios han demostrado que si el perro puede predecir cuándo su propietario va a dejarlo solo, la ansiedad anticipatoria se reduce.
  • Terapia con psicofármacos: en ocasiones es necesario medicar para conseguir reducir los niveles de ansiedad del perro y permitir el aprendizaje. La terapia farmacológica siempre debe ser complementaria al tratamiento de modificación de conducta y nunca sustitutiva.
  • Feromonoterapia: se utilizan feromonas apaciguadoras y otros relajantes para perros como complemento a la terapia de modificación de conducta. El uso de estos productos está orientado a reducir los niveles de ansiedad en el perro. Al no ser fármacos y no tener contraindicaciones, son la opción preferida por algunos propietarios.

¿Tengo que ignorar a mi perro cuando llego a casa y viene a saludarme?

Ignorar al perro al llegar a casa puede desnaturalizar la situación y aumentar el nivel de estrés del perro, que busca nuestra atención y no la obtiene. Lo más recomendable es saludar de forma tranquila y calmada, de manera que el perro entienda que ya lo hemos visto y que no necesita reclamar más nuestra atención.

Por cierto, es curioso que un reciente estudio etológico descubriera que los perros con Ansiedad por Separación no necesariamente saludan de forma más efusiva a sus propietarios cuando regresan a casa, tal como se había venido pensando hasta ahora.

¿Tengo que evitar todas las señales que le indican a mi perro que voy a salir de casa?

Aunque muchos etólogos y educadores caninos todavía recomiendan “engañar” al perro cogiendo las llaves o poniéndonos el abrigo cuando no vamos a salir de casa para romper la asociación que el perro hace (abrigo + llaves = me voy a quedar solo), las tendencias actuales recomiendan hacer todo lo contrario.

El equipo de etólogos de la UAB (Marta Amat, Tomàs Camps, Susana Le Brenh y Xavier Manteca) aconseja incrementar la predictibilidad de la salida del propietario manteniendo las pistas o señales que la anticipan. Esto es porque se ha demostrado, en estudios con otros animales como ratas, que poder predecir un estímulo aversivo (una situación desagradable) reduce los niveles de estrés. Si sabes que algo malo te va a ocurrir, al menos es de agradecer poder anticipar cuándo va a suceder 😉

La Ansiedad por Separación en Perros es un tema muy complejo. Espero haber aclarado algunos puntos fundamentales con este post. En cualquier caso, frente a un problema de esta índole, la única recomendación válida es acudir a un etólogo, un especialista en conducta canina, y consultarle.

 

Bibliografía consultada

“The behavior of the domestic dog (Canis familiaris) during separation from and reunion with the owner: a questionnaire and an experimental study”. Veronika Konok, Antal Dóka, Adam Miklósi. 2011. Applied Animal Behaviour Science

“The effect of time left alone at home on dog welfare”. Theres Rehn, Linda J. Keeling. 2010. Applied Animal Behaviour Science

“Influence of Owners’ Attachment Style and Personality on Their Dogs’ (Canis Familiaris) Separation-Related Disorder”. Veronika Konok et al. 2015. Plos One

“Frequency of nonspecific clinical signs in dogs with separation anxiety, thunderstorm phobia, and noise phobia, alone or in combination”. Karen L. Overall, Arthur E. Dunham, Diane Frank. 2001. JAVMA, Vol 219, No 4. August 15, 2001

“Separation axiety in dogs: the implications of predictability and contextual fear for behavioural treatment”. M. Amat, T. Camps, S. Le Brench, X. Manteca. 2014. Animal Welfare

“Risk factors associated with behavioral problems in dogs”. Angela González Martínez, Germán Santamarina Pernas, Fco Javier Diéguez Casalta, M. Luisa Suárez Rey, Luis Felipe de la Cruz Palomino. 2011. Journal of Veterinary Behavior

“Manual de Etología Canina”, Pablo Hernández. Editorial Servet, 2012

Ilustración de Oliver Montiel.

3 comentarios
  1. Sara
    Sara Dice:

    Hola, tengo una beagle de 7 años que sufre de ansiedad por separación diagnosticada. Al irme de casa es capaz de pasarse 7 horas ladrando casi sin parar… he estarado trabajando con un adiestrador durante algunos meses siguiendo sus pautas, sin mejoría, hasta tal punto que decidimos empezar a medicarla dado su nivel tan alto de estrés con fluoxetina (creo que se llama) pero sin mayores resultados todavía y hace ya 2 meses… podríais ayudarme?

  2. Mariana
    Mariana Dice:

    No sabia que la ansiedad podia afectar a los perros pero bueno ahora lo tendre en cuenta y le prestare atencion a mi mascota

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *