Entradas

Castigos eficaces para perros


Y tú, ¿qué haces para
castigar a tu perro cuando “se porta mal”? ¿Has pensado alguna vez si los métodos que utilizas son suficientemente efectivos? ¿Has conseguido suprimir algún comportamiento molesto mediante el castigo?

He aquí uno de los grandes temas de debate: castigar o no castigar…

¿Educación en positivo? ¿Siempre? ¿Por qué sí? ¿Por qué no?

Como me parece que existen muchas dudas al respecto entre propietarios de toda clase, aquí os dejo este post: Leer más

Cuándo ha llegado el momento de aceptar las críticas sobre la manera de jugar de nuestro perro

Muchas personas se ofenden cuando otro propietario pone en duda el comportamiento de su perro a la hora de relacionarse con los demás en el parque o el pipi-can.

Y, aunque es verdad que hay gente muy quisquillosa, todos y todas deberíamos tener claro que nuestro perro no está jugando de forma adecuada si:

Leer más

¿Macho Alfa?

Casi todos/as habréis oído hablar alguna vez del concepto “Alfa” para describir al individuo líder de una manada. La idea del “macho Alfa”, o la “hembra Alfa”, la expuso el biólogo L. David Mech en un libro que publicó en 1970. El concepto se adaptó al perro doméstico y se instauró, erróneamente, como explicación para muchos de sus comportamientos estipulando que eran un claro síntoma de su necesidad de ocupar el lugar más alto en la jerarquía de la manada (la familia de propietarios).

Leer más

La dominancia, un concepto controvertido

Ya escribí hace algunos meses una entrada sobre este tema, pero ahora es momento de pasar la palabra a la Doctora Sophia Yin, porque ella lo explica todo muy claro en este post.

No os perdáis los vídeos de César Millán y las reflexiones a las que Yin nos invita después de haberlos visto. Merece la pena dedicar unos minutos a mirar con detenimiento las imágenes.

Aprovecho para recomendaros muy mucho el blog y la web de esta experta en comportamiento animal: www.drsophiayin.com

¿Es malo que tu perro suba al sofá?

He oído a mucha gente dar por sentado que dejar subir al perro al sofá está “mal”.  Sin embargo, cuando preguntas por qué, un porcentaje elevado de esas personas no acaban de saber qué responder.

Algunas, incluso, terminan por reconocer que el suyo sí sube. Y, avergonzadas por la declaración, añaden enseguida alguna frase del tipo: “Pero no siempre, eh!”.

En mi caso, reconozco abiertamente que encuentro pocas cosas más placenteras que tumbarme por la noche a ver la tele en el sofá junto a mi cruce de pastor alemán.

Sin embargo, el tema de debate no debería ser tanto el hecho de si un perro puede o no subir al sillón sino la manera en la cual una familia gestiona esa permisividad. ¿Podemos acabar generando un conflicto con nuestro animal? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Por qué? Leer más